El golpismo es negocio. Sánchez regala 1.500 millones a los separatistas catalanes.