La piratería política está de los nervios. La Fábrica de Armas es un botín temible.