El Ayuntamiento solo piensa en comprar edificios. El tripartito juega al monopoly en Oviedo mientras nos fríe a impuestos.