El libre mercado no se puede frenar con un cantón. Mataró es tan español como Colloto: bienvenida sea su comida en los colegios de Oviedo.