Excelente la princesa Leonor, de vergüenza el republicano Sánchez leyendo un artículo de una Constitución monárquica.