España tiene una Constitución histórica que se remonta a milenio y medio y asimismo hay que decir que la Constitución de 1978 no se puede reformar para destruir España si no para reforzarla.