May, Merkel y Macron, en las últimas. Tras la muerte de la socialdemocracia europea la derecha convencional se hunde.