El Principado crea 1.600 nuevas plazas y le da un portazo a Belarmino Feito, presidente de la FADE. La izquierda asturiana se blinda con una legión de funcionarios y ahonda en la ruina de la región.