Una situación insostenible. Ya hay más españoles que cobran del Estado que de la esfera privada.