Caen 130 litros por metro cuadrado en dos días, lo normal en estas fechas, y todo falla. La ineficacia y la corrupción convierten el temporal de Asturias en una calamidad.