El Pacto del Duernu político-mediático está al borde del ataque de nervios porque vuelven los rumores de pacto: solo Moriyón puede salvar al PP asturiano.