Jesús Sanz, arzobispo de Oviedo, preside la solemne Misa de Ramos en la Catedral carbayona.