Una hora de regalo. Barbón retrasa el toque de queda, a ver qué inventa ahora.