Extraño divorcio entre los gigantes financieros sobre la superpotencia asiática. Soros recomienda no exponerse más a China y choca con los grandes fondos de inversión