Estaba visto: el fanatismo de los separatistas asturianos mete al fuín gallego en nuestro gallinero