El Ayuntamiento actúa de Celestina. El Cagatrava siempre llama dos veces: más y más dinero de los ovetenses para que se forren unos millonarios