Un país tradicionalmente neutral entra en pánico por el imperialismo ruso. Finlandia pide socorro a la OTAN ante la amenaza inminente de la dictadura comunista de Putin